ÚLTIMAS RECOMENDACIONES PARA EL USO DE LOS SUPLEMENTOS DE FLÚOR

INTRODUCCIÓN

La presencia de flúor en el agua fue la primera fuente de administración de flúor conocida, demostrándose a partir de entonces que existía una relación directa entre la disminución de los niveles de caries de la población y la presencia de flúor durante el desarrollo dental.

A partir de los años 70, con los individuos expuestos a múltiples fuentes de flúor y la práctica universalidad del cepillo dental mediante pastas fluoradas, las diferencias entre los niveles de caries de las comunidades que consumen flúor en el agua y las que no se van estrechando; por ello, en ambas situaciones se ha podido apreciar que ha aumentado la prevalencia y severidad de los niveles de fluorosis dental por un exceso de ingesta de flúor durante el desarrollo dental.

Por todo ello, cuando se recomienda una aplicación de flúor en un individuo o una comunidad, en primer lugar hay que identificar el mecanismo de acción que predomina en el momento de la aplicación y, en segundo lugar, adaptar la cantidad que debemos aplicar según criterios de severidad y distribución de la enfermedad de caries, desarrollo dental del individuo y riesgo de caries.

TEMA DE LA PÁGINA EDITADA EN JUNIO'00:

En diciembre de 1999, el Departament de Sanitat i Seguretat Social de la Generalitat de Catalunya editó en su Boletín Epidemiológico una lista por comarcas, de los niveles de flúor de las diferentes redes de suministro de agua sobre los niveles de flúor en el agua de abastecimiento público en Catalunya.

El documento adjunto destaca los aspectos más importantes que se mencionan en dicha publicación, conjuntamente a los datos mencionados anteriormente, y que hace referencia a las últimas recomendaciones en el uso de comprimidos fluorados en función de los niveles de flúor en las aguas de abastecimiento público.

Últimas recomendaciones para el uso de los suplementos de flúor

Los beneficios de la fluoración de las aguas de abastecimiento público han estado bien documentados durante los últimos 50 años tanto a nivel nacional como internacional. A pesar de ello, durante la década de los años 90 ha habido una especial preocupación para la seguridad de la fluoración de las aguas.

Los estudios realizados en Estados Unidos muestran que es seguro consumir niveles de flúor por debajo de 4 mg/l, pero preocupa la presencia de fluorosis dental en niños expuestos, desde muy pequeños, a una cantidad superior debido al consumo de agua fluorada, conjuntamente a la utilización de otras fuentes de flúor como las pastas de dientes o los suplementos de flúor.

Ante este aumento de la fluorosis dental se han propuesto tres tipos de medida bien diferenciadas: reducir o eliminar la cantidad de flúor en el agua de abastecimiento público, eliminar algunos alimentos ricos en flúor –como las leches infantiles reconstituidas con agua fluorada- y limitar la utilización de suplementos de flúor.

En relación con la tercera vía de actuación, el uso de suplementos de flúor, en los últimos años se ha producido una revisión en las tablas de prescripción de los mismos, resultado de las cual se evidencia una disminución en las dosis de flúor a utilizar.

Este hecho quedó ya reflejado en la última tabla aportada por la ADA (Asociación Dental Americana) en 1994 (Tabla 1):

Tabla. 1.- Prescripción de suplementos de flúor en función de los niveles del agua de abastecimiento público según la ADA, 1994

Edad del niño Niveles de flúor en el agua de abastecimiento
< 0,30 mg/l 0,30-0,60 mg/l > 0,60 mg/l
0 – 6 meses No No No
> 6meses-3 años 0,25 mg/día No No
> 3 años – 6 años 0,50 mg/día 0,25 mg/día No
> 6 años 1 mg/día 0,50 mg/día No

En noviembre de 1997 tuvo lugar en Canadá una Conferencia de consenso sobre la utilización de los suplementos de flúor en la prevención de la caries dental; las recomendaciones de la misma quedan resumidas en las siguientes conclusiones, y una tabla de prescripción en función de los niveles del agua de abastecimiento (Tabla 2):

  1. El mecanismo preventivo del flúor para prevenir la caries dental es su acción tópica.
  2. La fluoración de las aguas es un método efectivo de dispensación de flúor tópico.
  3. La pasta de dientes fluorada es un método efectivo para la dispensación de flúor tópico.
  4. La ingesta de flúor superior a la dosis recomendada está asociada con un incremento en el riesgo de padecer fluorosis dental.
  5. En ausencia de exposiciones tópicas al flúor (pasta de dientes o fluoración de las aguas) se han de utilizar productos que aporten flúor, como las gotas, las pastillas masticables o los comprimidos. La efectividad de estos productos en la prevención de la caries dental en escolares es baja y, en general, no está bien evaluada en niños y bebés.
  6. En caso de un riesgo muy alto de caries dental, la utilización de flúor puede ser insuficiente para prevenirla (la utilización de flúor adicional puede no ofrecer ningún beneficio neto, y pueden ser necesarias otras formas de actuación como la terapia antimicrobiana o la intervención en la dieta).

Esta Conferencia de consenso desarrolló, a su vez, un algoritmo que sirviera de protocolo para la utilización de los suplementos de flúor por parte del personal sanitario competente (Fig. 1):

Fig. 1.- Algoritmo de toma de decisiones para la prescripción de suplementos de flúor.

Tabla. 2.- Prescripción de suplementos de flúor en función de los niveles del agua de abastecimiento público según la Conferencia de consenso de Canadá en 1997.

Edad del niño Niveles de flúor en el agua de abastecimiento
< 0,30 mg/l 0,30-0,60 mg/l > 0,60 mg/l
0 – 6 meses No No No
> 6meses-3 años 0,25 mg/día No No
> 3 años – 6 años 0,50 mg/día No No
> 6 años 1 mg/día No No

Proponemos los siguientes links:

http://www.york.ac.uk/inst/crd/

http://www.ada.org/consumer/fluoride/fl-menu.html

http://www.ada.org/consumer/fluoride/sites.html

http://www.gencat.es/sanitat/cat/cconsel.htm